Querida cultura, llévame de viaje

0
256
querida-cultura-llevame-de-viaje-centro-pompidou-en-parís

Centro Pompidou, en París

Hay ciertos rincones, escondidos en algunas ciudades, en donde la cultura fluye deseando inspirar a todos los curiosos que se atrevan a visitarla. Donde las ganas de innovar, el afán por crear y las sed de libertad se fusionan para convertir enriquecedores espacios llenos de vida. ParísCopenhagueBerlínMadrid Burdeos son algunas de las localidades que escoden entre sus calles estos curiosos lugares esperando a ser descubiertos por los turistas en un deseo de escapar del sightseeing tradicional. ¿Quieres conocer estos paraderos culturales?

En mitad de la capital francesa se encuentra un enorme armatoste, con aspecto futurista, bautizado con el nombre de Centro Pompidou. Un edificio, de cinco plantas, que alberga entre sus paredes lo que podría llamarse una pequeña ciudad de la cultura, en donde hay desde una biblioteca pública, hasta un museo moderno, un centro de diseño industrial, otro de investigación musical y un espacio dedicado, cómo no, al cine. Y sin dejar de lado las librerías y los restaurantes. Además, por fuera está acompañado de una amplia plaza donde tienen lugar diferentes actividades al aire libre y actuaciones de artistas callejeros. Un apetitoso plan para pasar la mañana, empapándose del fluido arte moderno y contemporáneo.

Christiania, en Copenhague

christiania-en-copenhague
Going to Christiania – Kieran Lynam (Flickr)

En pleno corazón de la capital danesa nació en 1971 un barrio, completamente independiente y libre, en mitad de un cuartel militar abandonado. Un lugar en donde, a día de hoy, más de mil personas viven en paz ajenos a las normas sociales. Donde la única ley que rige su convivencia es la de compartir y reciclar todo lo que, a ojos ajenos, parece inservible. Un terreno en el que la calma se penetra por cada uno de los poros de la piel para caminar, entre sus callejuelas, cotilleando las tiendas artesanales, las salas de exposiciones y a los artistas callejeros, para terminar comiendo en uno de sus restaurantes vegetarianos. Además de poder comprar, legalmente, marihuana y hachís en algunos de sus puestos. Su ambiente libertario y pacifista es ya tan reconocido que artistas como Bob Dylan, BlurGreen Day o Eric Clapton han actuado en este pintoresco barrio hippie.

Dead Chicken Alley, en Berlín

dead-chicken-alley-en-berlín
Dead Chicken Alley – Jon Ander (Flickr)

Si ya de por sí la capital alemana rezuma cultura alternativa por todos sus rincones, este callejón, en especial, parece recoger toda esa esencia con exposiciones, talleres, grafitis y tabernas. En medio de una de las zonas más concurridas de Berlín, el Hackescher Market, se encuentra este espacio que en su día compraron unos jóvenes, a los que llamaban ‘Los Pollos Muertos’, para poder pintar libremente en las calles de un Berlín, después de la caída del muro, donde estaba prohibido pintar en sus edificios. Así nació esta peculiar y escondida calle en donde han llegado a dejar su huella artistas como The London Police y el mismísimo Banksy. Además, por la noche el ambiente se aviva y la entrada a los bares es de libre acceso para poder disfrutar de los dibujos mientras uno bebe una buena cerveza alemana.

El Matadero, en Madrid

el-matadero-en-madrid
Matadero – @ondasderuido (Flickr)

Tras dejar de utilizarse como matadero industrial y mercado de ganado a mediados del siglo XX, el Matadero de Madrid se ha convertido hoy en día en un espacio creativo al servicio del arte y la cultura. Un lugar que invita a la reflexión y al diálogo entre sus pabellones, compuestos por Abierto X Obras, la Casa del Lector, la Central de Diseño, la Cineteca, Las Naves Matadero, la Nave de Música e Intermediae. Diferentes rincones donde exposiciones, proyecciones de películas y talleres se ponen a disposición de todos aquellos que lo deseen, llegando a crear un entorno lleno de vida tanto para los adultos como también para los más pequeños.

Darwin, en Burdeos

darwin-en-burdeos-marta-fernandez-sanz
Darwin- Marta Fernández Sanz

Este espacio creativo situado en Burdeos surgió en el año 2010 como la creación de un ecosistema donde se pudieran mezclar las ambiciones ecológicas, económicas y culturales. Con el paso del tiempo, Darwin se ha convertido en un innovador barrio que alberga en su interior, entre otras cosas, puestos ecológicos, un parque de patinaje, una granja, un pequeño supermercado y una zona de ocio destinada para toda la familia. Además de ofrecer clases de artes marciales, danza, relajación, talleres y conciertos al aire libre. Un lugar, totalmente inspirador, donde la cultura fluye y la energía se desprende por cada una de sus esquinas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here